¿Quién las entiende?<span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">2</span> minutos de lectura</span>

¿Quién las entiende?2 minutos de lectura

Quién las entiende. En ocasiones, es complicado hacerlo. Otras, no tanto. Pero siempre hay motivo para tener una buena pelea con la parienta (sin llegar a límites en los que alguien pueda salir herido mental o físicamente, es no nos mola). Pero, la verdad es que esto es fácil aunque no queramos.

En ocasiones, basta con sólo hablar… Y si es con motivo del running, pues bienvenido sea. Yo sigo pensando aquello de que correr es de cobardes, pero lo cierto es que hay una afición desmedida, desmesurada e hiperbólica por ese deporte últimamente.

Qué le vamos a hacer.

Este chiste en cuestión es el ejemplo claro de que a veces es mejor estar con la boquina cerrada:

  • Mi amor, ¿quieres que vayamos juntos a correr?
  • ¿Me estás llamando gorda?
  • Bueno, si no quieres no…
  • ¿Me estás llamando vaga?
  • Cálmate mi amor
  • ¿Me estás llamando histérica?
  • Eso no fue lo que dije
  • ¿Entonces soy una mentirosa?
  • Nada, nada, no vengas entonces…
  • A ver, a ver, ¿por qué quieres ir solo?

Pues eso… Nosotros no nos cansamos, pero la realidad es que el humor en el matrimonio es una fuente inmensa de humor. Vas a poder verlo en nuestra web, que siempre está abierta a sugerencias y bromas sobre este asunto. En particular, aquellas que surgen desde Twitter.

Más humor en nuestro blog, Chistes Tuiteros.

Y, si te parece bien nuestro formato, por favor, valóralo con las estrellitas que verás un poco más abajo.

Muchas gracias, desde Chistes Tuiteros.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.